¿Los gatos experimentan el duelo?

El duelo es un sentimiento muy humano, tanto, que a día de hoy todavía es demasiado común pensar que el gato no pasa por ello, o por algo parecido. Cuando se quiere a un animal, hasta el punto de que lo consideras parte de la familia, la despedida causa dolor, y mucha tristeza. Pero cuando es el gato el que pierde a un ser querido, ¿qué ocurre? ¿Nada?

Lo cierto es que él también experimenta dolor emocional. En YouTube hay numerosos vídeos en los que se ve a un felino pasándolo mal tras la muerte de un familiar. Me viene a la mente uno, en el que están enterrando a una persona y el gato no quiere apartarse de su tumba, mientras que otra persona trata de mantenerlo apartado; u otro, en el que se ve a un gato viendo a su humana favorita ya fallecida por una tablet.

¿Cuáles son los síntomas de duelo en el gato?

El gato que vive en casa a menudo no sabe qué ha pasado, a menos claro está que lo haya visto con sus propios ojos. Pero sí que se da cuenta de la ausencia de esa persona (o animal), y de que su familia está triste. Para él, asociar la ausencia del humano (o animal) con la tristeza de la familia es algo que no le lleva mucho tiempo.

Si además sentía un gran afecto por él, no sería de extrañar que pasara por un proceso de adaptación a la nueva normalidad. Una nueva normalidad en la que no está su ser querido.

A este proceso bien podría llamársele duelo, o simplemente tristeza. El nombre, en mi opinión, da un poco igual. Los síntomas son claros: puede tener menos apetito (o incluso perderlo), la apatía y el aislamiento son reacciones que también suelen aparecer, y es habitual que maúlle tratando de llamarlo.

¿Qué hacer para ayudarle a superarlo?

Por propia experiencia, recomiendo seguir con tu vida, mirando de no modificar mucho la rutina, y hacer compañía al felino pero dejando que sea él quien decida si quiere acurrucarse junto a ti o ser acariciado, es el mejor remedio que se le puede dar en esos momentos.

En el caso de que dejase de comer, será importante contactar con un veterinario, muy especialmente si han pasado más de dos días. Lo ideal es evitar llegar a esa situación, ofreciéndole comida húmeda si hace falta (esta, al ser más olorosa, puede estimular el apetito del felino).

Por otra parte, si deja de beber, la consulta al profesional pasará a ser de carácter urgente, de modo que al menor signo de pérdida de interés por el agua, habrá que consultar con un especialista. Una cosa que puedes hacer para que no deje de beber, o para que beba más, es comprar un bebedero tipo fuente. Al gato no le suele gustar beber agua de un bebedero común; en cambio si el preciado líquido se va moviendo, se siente más atraído.

Este es un proceso que el gato debe de pasar. Él debe aprender a vivir sin ese ser querido. Tú, como su familia, debes de respetar su espacio, y no obligarle a hacer cosas que, por ahora o quizás ya para siempre, no le interesan.

Dale tiempo. Verás como así poco a poco se irá recuperando. Mucho ánimo.

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos
Responsable: Mónica Sánchez Encina.
Finalidad: Moderar los comentarios del blog.
Legitimación: Me das permiso para moderar y notificarte.
Destinatarios: Tus datos se guardan en mi hosting Raiola, cifrado con SSL y 100% seguro.
Derechos: Puedes acceder, modificar y eliminar tus datos cuando quieras.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web entendiendoamigato.com + info